Una de las cosas que siempre estuvo orgulloso mi padre fue haber sido Ángel en Tudela. Cuando mi padre hizo el Ángel en Tudela eran otros tiempos, con la guerra reción terminada…

Para los de fuera es necesario explicar que el Domingo de Resurrección, en Tudela, se cuelga a un niño de una maroma que cruza la Plaza de los Fueros para deslizarlo sobre el público hasta que se sitúa encima de una representación de la Virgen y entonces le retira un velo.

La representación es muy emocionante. La gente madruga para ver al niño colgado de una nube. Algunos niños más crecidos cuelgan de otras nubes otros sábados por la noche pero nadie madruga para verlo. Actualmente los horarios del Angel y el Volatín han cambiado un poco. En una grabación en cine mudo de principios de siglo que atribuían a mi padre pero que tenemos nuestras dudas, las puertas del cielo desde donde descuelgan al Ángel se abrían a las 6 de la mañana.

El niño, en una pose cuando menos curiosa, tiene un arnés sujetando sus alas y su cuerpo y un pié elevado para darle aspecto de vuelo en picado. Lleva en un saco a la cintura unos textos religiosos que va lanzando y hace gestos de avanzar como si nadara o buceara en el aire pero son las personas que manipulan las poleas las que hacen avanzar o retroceder al muchacho.

Justo encima de la Virgen, la que ha llegado acompañada de la banda de música, retira un velo simulando el abandono del luto y pronuncia una frase: Alégrate María que tu hijo ha resucitado. (Creo recordar) Entonces la gente se pone a aplaudir y al ritmo de la banda se retira a toda velocidad hasta la fachada de la Casa del Reloj desde donde ha partido minutos antes.

Mi padre me contaba que lo más difícil es el momento de subir el velo al hombro. Que debe usarse la boca para morder una cuenta de madera que tiene la parte superior del velo y que él lo hizo con un golpe de cuello. Nunca se lo puse en duda en vida y no voy a hacerlo ahora.

Otra cosa que me llamaba la atención de cuando me contaba su día del Ángel era que otro hermano suyo, Hortensio, hizo el ángel después de él, en tiempos de la Guerra Civil, no podría concretar los años. Mientras mi tío hizo el paseo al son del himno nacional mi padre, Don Miguel Iñigo Lacarra lo hizo al son del himno de Riego.

Por si no recordáis la música os puedo poner la letra más popular de este himno de la República: Si los curas y frailes supieran la paliza que iban a llevar… subirian al coro cantando: LIBERTAD LIBERTAD LIBERTAD